Loading...

LAS DROGAS EN LA ADOLECIA

En esta ocasión trataremos un tema de muchísima importancia para los jóvenes que están en el hogar y también para los padres, quienes deben instruirlos y ayudarlos a no caer en circunstancias complicadas como es la drogadicción.

Hablaremos hoy básicamente de la drogadicción en los adolescentes; en aquellos quienes están iniciando su vida en muchos sentidos y que por la misma inexperiencia que tienen en la vida son fácilmente víctimas de esta red de drogas y que lamentablemente puede influirlos para el resto de sus vidas.

Todos sabemos que este es un tema completamente vigente, muy importante, que se escucha en cualquier parte de nuestro país, en cualquier estado o ciudad, aunque es más frecuente en las ciudades grandes, pero en ciudades pequeñas también se presentan estas problemáticas de la drogadicción en jóvenes y adolescentes.

Muchos jóvenes y adolescentes han errado enormemente su proyecto de vida, sus posibilidades de vida al involucrarse en las drogas. Las drogas son una puerta falsa, una vía dolorosa que se presenta como una vía placentera y agradable, pero que finalmente es un sendero bastante oscuro y desagradable.

La intención en esta ocasión es decirle a cada joven y adolescente que tenga mucho cuidado con este problema de adicción ya que muchos jóvenes han equivocado drásticamente su camino, se han involucrado en las drogas y no les ha ido nada bien.


Drogadicción, dependencia de drogas y dependencia química.

Para poder hablar de la drogadicción vamos a definir tres palabras que son muy importantes.

Iniciaremos por el término “drogadicción” que se utiliza para describir un patrón de uso de sustancias conocidas como drogas. Este patrón de conducta continua conduce a problemas o preocupaciones graves, como faltar a la escuela, situaciones de peligro, accidentes automovilísticos, problemas legales, o con las relaciones familiares o amistades.

Este trastorno de drogadicción se refiere al abuso de sustancias ilegales o al uso excesivo de sustancias legales. Como ejemplo tenemos el alcohol, que es la sustancia legal de la que se abusa de manera más frecuentemente.

Hay otro término que debemos entender y es la “dependencia de drogas”, que se refiere al uso continuo de drogas o alcohol, incluso cuando se han desarrollado problemas graves con su uso.

La señal evidente de una dependencia de drogas incluye un aumento de la tolerancia o una necesidad de tomar cantidades mayores de las sustancias para lograr los efectos deseados.

Cuando hay una dependencia a las drogas, el organismo empieza a desarrollar una tolerancia a estas sustancias, de manera que para poder tener el mismo efecto que antes se tenía se necesita consumir mayores cantidades de la sustancia.

Entonces, la dependencia de las drogas se presenta cuando ocurre lo que se conoce como el síndrome de abstinencia, en donde hay ciertas manifestaciones físicas y emocionales por la falta de droga, y que el individuo percibe la necesidad de consumir cada vez mayores cantidades de la sustancia para poder percibir los efectos que antes percibía con cantidades menores de la sustancia.

Y el tercer término que quiero comentar es el de “dependencia química”. También se utiliza para describir el uso compulsivo de sustancias químicas, que pueden ser drogas o alcohol, y la incapacidad de dejar de utilizarlas a pesar de todos los problemas causados por su uso.

Hay un uso compulsivo, que no se puede regular de ninguna manera, y la persona se siente bajo esa convulsión de consumir esta sustancia para poder estar adquiriendo y recibiendo los afectos que la droga le provee habitualmente para el organismo.


Las drogas más frecuentes en los adolescentes

¿Cuáles son las sustancias de las que más frecuentemente abusan los adolescentes? Hay una variedad muy grande de sustancias y de drogas que se venden en muchos lugares, a veces afuera de las escuelas, en antros, en lugares donde se juntan los jóvenes a beber o bailar.

Hay una amplia variedad de drogas que la juventud está utilizando. A continuación voy a citar las más frecuentes.

El alcohol. Es una droga legalmente permitida en casi todos los países del mundo, se puede comprar en tiendas o supermercados, pero tiene todos los efectos de una droga en el amplio sentido de la palabra. Es la droga más utilizada.

La droga no legalizada más frecuentemente utilizada es la marihuana. La marihuana es una droga que ya se utiliza desde hace varias décadas por las diferentes generaciones e jóvenes y que actualmente aún sigue siendo la principal droga, la más utilizada, no legalizada.

También están los alucinógenos. Aquellas drogas que afectan nuestros sentidos y nos hacen percibir las cosas diferentes con nuestros ojos y que nos despiertan sensaciones irreales evidentemente y que son muy usadas por los jóvenes y adolescentes.

La cocaína, es un alcaloide, un estimulante que hace que la persona que consume esta droga se sienta más activa, fuerte, con más energía. Es un estimulante y es frecuentemente utilizada.

Hace unos cinco o diez años atrás, la cocaína era una droga para gente rica porque su precio era muy elevado. Si bien su precio sigue siendo elevado, ya no lo es tanto y hay muchos jóvenes que no son de una clase económicamente fuerte y que debido a que el precio ha disminuido, hoy la están consumiendo, lo cual la hace mucho más accesible para los jóvenes y adolescentes.

La cocaína es un polvo blanco, parecido al talco y habitualmente se consume inhalándola y es de uso bastante frecuente en estos tiempos.

Otra de las drogas que frecuentemente se utilizan son las anfetaminas, que son otra droga estimulante que hace que la persona sienta más energía, muy reactiva. Es una droga muy utilizada también hoy por la juventud.

Los opiáceos. Una droga que se ha utilizado desde hace varias décadas. Hoy en día siguen vigentes, son drogas muy peligrosas, con un poder adictivo bastante importante y los jóvenes hoy en día también la utilizan.

El último tipo de drogas que se están utilizando son drogas que no las utilizan para tener un efecto a nivel de alucinaciones o de relajamiento, son los esteroides anabólicos, y son utilizadas por algunos deportistas para incrementar su fuerza muscular, su resistencia física.

Pareciera que lo esteroides anabólicos son benéficos porque ayudan a tener mayor fuerza muscular a quienes las utilizan, pero estos están relacionados con muchos problemas principalmente hepáticos y aunque no tienen un poder adictivo como muchas de las otras drogas, en el sentido de que despierten sensaciones agradables, son bastante peligrosas y pueden dañar la salud del joven que las está utilizando.


Trastornos relacionados con las drogas

Los trastornos relacionados con las drogas en la adolescencia están causados por múltiples factores, incluyendo los siguientes: la vulnerabilidad genética, los factores ambientales estresantes, las presiones sociales, las características de la personalidad y los problemas sociales.

En otras palabras, hay muchos factores que pueden incidir para que un joven se vaya por el camino equivocado de las drogas.

Hay situaciones como factores sociales que producen estrés en la vida de la persona. Está demostrado que los jóvenes que viven muy estresados son jóvenes que pueden caer con mayor facilidad en el mundo de las drogas.

Las presiones sociales también pueden colaborar en ese sentido. Las características individuales de la personalidad. Cuando son jóvenes más impulsivos, menos reflexivos son más dados y tienen mayor probabilidad de enrollarse en problemas de adicción que jóvenes que no tienen ese contexto de personalidad.

Y también problemas psiquiátricos como la depresión, que es un problema bastante importante en la generación actual de adolescentes y jóvenes, es también un factor influyente para involucrarse en la drogadicción.

Es lamentable decirlo pero nuestros adolescentes y jóvenes en nuestros países latinoamericanos y en el mundo entero están viviendo deprimidos, muchos llegan al suicidio.

Decíamos también que la vulnerabilidad genética puede también afectar a ciertos individuos y hacerlos más sensibles hacia los efectos de la droga. No me estoy refiriendo a que una persona sea ya genéticamente drogadicta, como tampoco nadie es genéticamente alcohólico, eso es un error.

Hay cierta información genética que afecta nuestro carácter y nuestra respuesta a ciertas acciones que nos hacen más débiles para responder ante ciertos estímulos. No existen ningún gen o cromosoma que haga que algún ser humano sea alcohólico o sea drogadicto.

Lo que sí hay es cierta información genética que hace que algunas personas sean más susceptibles a quedarse esclavizadas a los efectos que producen el alcohol y ciertas drogas. Son conceptos distintos.

Es muy importante que se entiendan estos factores de riesgo. Si se entienden estos factores importantes, después vamos a mencionar otros más particulares, los padres de familia pueden estar alertas y atentos para que sus adolescentes se alejen de esos factores de riesgo.

Otro factor muy importante y de los más comunes lamentablemente es el uso de drogas por parte de los padres, lo cual es un factor decisivo en la voluntad de los propios jóvenes en acceder o negarse a probar las drogas.

Qué importante es que cada padre de familia esté consciente de esto para que él mismo no sea un mal ejemplo o un tropiezo para sus hijos, y también para que de una forma sana pueda estar enterado de qué tipo de amistades tiene su propio hijo.


Adolescentes con mayor riesgo

Si tú eres joven o adolescente, debes de entender que no eres un superhéroe para que digas “yo soy diferente a todos los demás, yo no caeré en las drogas”. Si por eso no te va a importar relacionarte con amigos que hacen uso de drogas, te diré que esa es una forma equivocada de entender tu debilidad que como humano.

Muchos jóvenes se sienten que las pueden todas, no guardan su distancia con el peligro y se acercan demasiado al mundo de las drogas, se relacionan mucho con amigos que usan drogas, y finalmente ellos acaban siendo también personas adictas a diferentes tipos de drogas.

Es lamentable ver cómo, por ejemplo el alcohol, una droga de uso legal, se ha incrementado entre los adolescentes durante los últimos 10 años de forma alarmante, muy rápida, y legalmente se puede adquirir en un supermercado, en una tienda de abarrotes, en un comercio.

Es cierto que las bebidas alcohólicas no están legalmente establecidas para los adolescentes, sin embargo con facilidad se pueden adquirir.

Hay algunos adolescentes que corren mayor riesgo de desarrollar trastornos relacionados con las drogas, como los que tienen una o más de las siguientes características:

Los adolescentes que son hijos de padres que abusan de las drogas. Éstos, como ya lo mencionamos, tienen mucha mayor posibilidad de enredarse con el uso de algún tipo de sustancia que condiciona cierta dependencia en el organismo, como es cualquier droga.

Los adolescentes que son víctimas de abuso físico, sexual o psicológico también tienen una mayor necesidad de buscar una vida diferente y al buscarla, muchas veces buscan esta vida de escape en las drogas.

Qué triste es que éstos adolescentes en lugar de estar recibiendo en su hogar la comprensión, protección, amistad, amor que en cualquier casa debe existir, muchas veces en esas casas encuentran maltrato físico, abuso psicológico y en ocasiones lamentablemente, abusos de tipo sexual.

El problema no solamente son los golpes que se le dan al chamaco, el problema no solamente es el abuso que se le hace sexual o psicológicamente, el asunto es que el joven trata de escapar de esa vida que se le tiene por delante y busca opciones.

Es lícito buscar opciones, cualquier ser humano debe de buscar opciones, una mejor opción de vida. Lamentablemente la inexperiencia que tienen los adolescentes y los jóvenes, y la poca reflexibilidad que tienen para buscar una mejor vida, muchas veces los lleva a simplemente evadir una realidad.

También los adolescentes que tienen problemas de salud mental, especialmente los adolescentes deprimidos, que tienen tendencias suicidas, son personas más susceptibles a caer también en los lazos de la drogadicción.

Los adolescentes hoy en día están en una crisis bastante fuerte de valores, y no saben por qué viven, para qué viven, y qué significa la vida. Han llevado los jóvenes una vida totalmente ajena a valores morales o espirituales.

La juventud hoy en día se ha hecho extremadamente material, muy dada a las cuestiones sexuales y de una vida desordenada en todos los sentidos y esto cobra una factura muy cara porque produce una inestabilidad emocional, un estrés emocional que conduce de una u otra forma a un estado depresivo.

Estadísticamente hoy más que en ninguna otra época la humanidad, los jóvenes están deprimidos y muchos de ellos incluso llegan al suicidio.

Es lamentable saber que en un país como México, la segunda causa de muerte entre los 14 y 19 años de edad es el suicidio, y esto debido a un estado depresivo fuerte, severo, que se prolonga durante meses y que hace que el individuo, en este caso el joven o adolescente se quite la vida él mismo.

También otros adolescentes que tienen mayores posibilidades de envolverse en la droga son aquellos adolescentes incapacitados físicamente, cuando éstos no son amados, atendidos y tienen alguna incapacidad física, se pueden amargar, frustrar desde una edad muy corta y deprimirse; obviamente esto los impulsa a buscar algún tipo de felicidad o distracción y lamentablemente caen así en el asunto de la droga.

También aquellos adolescentes que tienen rasgos de personalidad heredados como poco control de los impulsos y una búsqueda de riesgos innecesarios, es decir, esos jóvenes que son demasiado impulsivos, que frecuentemente les gustan las emociones fuertes, es también un sector de los jóvenes que son más propensos y más susceptibles a caer en el mundo de las drogas.

Los adolescentes que viven en familias con poca supervisión o que no están al tanto de lo que sus hijos dejan de hacer, son también familias que no están funcionando como deben de hacerlo y que hacen que sus hijos estén en mayor riesgo del consumo de drogas.

Y por último lamentablemente, en países que están en vías de desarrollo se ha visto que también la pobreza es otro factor que en cierta manera favorece la drogadicción en los adolescentes y jóvenes.

Todos estos factores son lo que nos hacen ver a un adolescente con un riesgo mayor de involucrarse en el mundo de la droga, esto no quiere decir que adolescentes que no tengan estos factores, no puedan caer en las drogas, sin embargo es cierto que los que si tienen estos puntos, o alguno de estos puntos, tienen mayores posibilidades de caer.

Hoy en día no hay un solo adolescente del que se pueda decir que es imposible que vaya a caer en las drogas. Hay un riesgo muy grande para todos ya que de inicio, las drogas se ofrecen en muchos lugares, en ocasiones a precios bastante accesibles, al menos al inicio, para provocar el deseo de seguir consumiéndola y posteriormente quizás ya el precio aumente.

Pero hoy en día la drogadicción es una realidad, es un problema social gravísimo que está metido en las escuelas, incluso en escuelas primarias, en los años del sexto ya, o en las escuelas secundarias y por supuesto en las escuelas de mayor edad como son las preparatorias o bachilleratos.

Qué importante es que tú joven, estés consciente de esto: las drogas ofrecen un momento de tranquilidad, energía aparentemente, una vida más relajada, más agradable, pero las drogas siempre van a tener efectos adversos bastante dañinos.


Cómo tratar con un adolescente que consume drogas

Hay muchos adolescentes que por simple curiosidad prueban la droga y gracias a Dios no lo vuelven a hacer. Pero para muchos de ellos, el hecho de probar qué se siente, es lo suficientemente agradable esa experiencia para provocar un deseo de seguirlo haciendo y posteriormente provocar una dependencia a esa sustancia.

Cuando tú veas a un adolescente que con cierta regularidad, una o dos veces por semana, está bajo los efectos de una droga o del alcohol, tú estás ante un adolescente que ya tiene problemas con el abuso de la droga.

Si el lector es un adolescente, y está empezando a usar algún tipo de droga yo le doy un consejo: ¡suéltala como soltarías la lumbre, apártate! Si en algún momento la lumbre llegara a tus manos inmediatamente tú apagarías esa lumbre, porque te quema las manos. Eso es lo que debes hacer exactamente con las drogas.

Pareciera que muchos de los jóvenes hoy en día han perdido la batalla contra la vida, porque quisieron experimentar una sensación nueva, quisieron buscar una vida menos estresante y buscaron eso en la droga; dijeron “nada más lo haré una vez, yo controlo su uso, yo sé cómo usarlo, la droga no me va a gobernar a mí”.

Lamentablemente muchísimos de los pensaron así, hoy soy jóvenes que no pueden vivir sin droga, que se han ido a la delincuencia para tener dinero para adquirir más droga, que tienen sus estudios abandonados y que no tienen ya una meta en la vida, sino que toda su meta es la droga misma.

Si tú eres adolescente y has coqueteado con la droga, te has acercado o ya la has usado, déjala de forma inmediata. No te arriesgues innecesariamente y aprende de la experiencia de muchos jóvenes que han perdido esa batalla.

Habitualmente los que abusan de alcohol o drogas siempre minimizan la cantidad real de lo que han usado, la disminuyen para que parezca algo pequeño lo que están haciendo o lo que están consumiendo, pero están mintiendo.

Cuando un adolescente está bajo esa conducta de ocultar y mentir sobre lo que está haciendo, es un punto muy importante que debe ponernos en alerta y hacernos suponer que es un joven que ya tiene problemas con el abuso de drogas.

Otro punto importante que se refleja en la conducta de estos jóvenes es que empiezan a evitar a los amigos y familiares. Antes era muy amiguero y amistoso, le gustaba convivir con la familia y los amigos y ahora se vuelve evasivo, solitario e individual.

También los jóvenes que abandonan las actividades que solían disfrutar, como los deportes o pasar tiempo con amigos que no usan drogas, cuando dejan de participar en estas actividades también es un punto que debe ponernos en alarma porque es posible que ese joven tenga ya problemas con la droga.

Cuando el joven cree que necesita más de estas sustancias para divertirse, es un punto clarísimo de que tiene problemas con la droga. Creer que se necesita la droga para pasarla bien.

Cuando un joven presiona a otros para que utilicen esas sustancias, también es un punto que delata lo que hay en el corazón de este joven. Y lo que hay en su corazón es que él mismo ya las está usando.

Cuando un joven empieza a tener problemas con la ley, este es un punto muy particular e importante. Cuando un joven que antes llevaba una vida tranquila, normal, sin actos delictivos ahora lo ves con problemas ante la ley e inventa mil excusas por esos problemas, es un joven que posiblemente está metido en asuntos de drogas.

También los jóvenes que les gusta correr riesgos, como riesgos sexuales, o manejar bajo la influencia de alcohol o de alguna sustancia.

Cuando a un joven se le suspende de la escuela por un problema relacionado con el abuso de sustancias es un punto directamente clave y sospechoso de que abusa de drogas.

Y cuando el joven falta a la escuela porque tomó alcohol, o por ingerir alguna sustancia, también eso debe ponernos sobre aviso de que es un joven que ya tiene problemas con la drogadicción o el alcoholismo.
O cuando el joven se siente deprimido, desesperado o con tendencias suicidas es un último punto que debe ponerte en alerta para atenderlo, porque posiblemente tiene problemas con las drogas y el alcohol.


¿Cómo se diagnostica la drogadicción?

Habitualmente el diagnóstico de drogadicción lo puede hacer un médico pediatra, un psicólogo o personal capacitado en estos aspectos.

Sin embargo hay una realidad en esto del diagnóstico médico, muchos médicos pediatras o especialistas pasan por alto la posibilidad de que el joven sea adicto a las drogas o al alcohol, porque cuando el joven se presenta en la consulta no está bajo los efectos de esa sustancia y al no encontrar evidencia alguna de drogas o alcohol en sus exámenes clínicos, pasa por alto esa posibilidad diagnóstica.

Es muy importante que los profesionistas de la salud nunca den por hecho la posibilidad de que están ante un joven con problemas de drogas o alcohol. Ese es un error gravísimo y en muchas ocasiones el médico ha tenido delante de él al drogadicto y nunca lo diagnosticó ni se dio cuenta.

Es importante que el médico esté pensando y suponiendo, cuando hay ciertos síntomas, que aunque en ese momento no se vean los efectos de la droga y del alcohol pueda tratarse de un problema de drogadicción.

Los hallazgos clínicos a menudo dependen de la sustancia de la que se ha abusado, la frecuencia de uso y el tiempo trascurrido desde la última vez que se usó, y pueden incluir los siguientes puntos:

• pérdida de peso
• fatiga constante
• ojos enrojecidos
• poca preocupación por la higiene

Son cuatro puntos generales pero muy importantes, que no hacen el diagnóstico, porque pueden ser causados por otras cosas, pero que cuando están estos síntomas, es obligatorio averiguar sobre la posibilidad de las drogas.


Tratamiento y prevención

El tratamiento específico de la drogadicción estará determinado por el médico y se hará en base al tipo de sustancia que se ha estado usando, por el tiempo que se empleado y por los síntomas y signos que se han encontrado en el joven.

No hay un tratamiento único sino que dependerá de la experiencia del médico, del tipo de droga y del tiempo de estarla utilizando.

Es importante saber que existen métodos de tratamiento ambulatorio y también dentro de un hospital. En muchas ocasiones cuando la dependencia es demasiada, se recomienda muchísimo la hospitalización para poder pasar el momento más agudo y difícil y posteriormente continuar con un tratamiento ambulatorio fuera del hospital.

Quiero citar tres puntos en los cuáles se debe de poner especial atención para la prevención de las drogas. Como sabemos no hay nada mejor que prevenir. Más vale prevenir que curar. Es mucho mejor que el joven nunca sea alcohólico o drogadicto, a que una vez siendo alcohólico y drogadicto se le intente rehabilitar. Es mejor la prevención.

Un punto importante son las escuelas. En las escuelas deben crearse comités de padres de familia y de los mismos maestros, grupos de trabajo que eduquen sobre las drogas y el alcohol, que hablen sobre esto y sobre los efectos adversos que estas sustancias producen. Las escuelas son un factor importantísimo para poder ganarle la batalla a la drogadicción y al alcoholismo.

También está un segundo punto, que serían los programas comunitarios de prevención. Durante mucho tiempo la sociedad en nuestros países han sido sociedades pasivas, que esperan que les resuelvan todo las esferas gubernamentales, y está bien, ellos tienen su función y su responsabilidad, pero la sociedad misma también es responsable de saber enfrentar los conflictos que hoy están viviendo las familias, los jóvenes y la misma sociedad en general.

Pero la mejor labor preventiva se logra en la familia. Para esto los padres de familia deben aprender a conocer a sus hijos; saber que es lo que piensan, conocer su corazón, sus sentimientos, emociones, alegrías, tristezas, ser amigo de ellos, saber cómo le va en la escuela, si tiene problemas, saber que materia le cuesta trabajo y que materia se le facilita.

Si eres amigo de tu hijo, podrás darte cuenta cuándo se deprime o está emocionalmente inestable, triste, y poderlo ayudar antes de que sea tarde y antes de que el joven, no digamos se suicide, sino que incluso sin suicidarse, esté buscando una salida equivocada en las drogas.

En última instancia, las drogas son otra forma de suicidio, pues aquellos jóvenes que quedan adictos a las drogas, ya no tienen una vida real, ya no tienen una vida con un sentido verdadero, sino que toda su vida gira alrededor de esa esclavitud que la droga ha provocado en él.

Por tanto, en el asunto de las drogas y el alcohol, la sociedad, el ciudadano común y corriente, usted, yo, las personas que no formamos parte de algún grupo especial, la sociedad común y corriente debe de tomar una postura importante y un papel activo en el asunto de prevenir el alcoholismo y la drogadicción.

Esto muchas veces puede hacerse a través de los medios de comunicación como la televisión y la radio. Muchas veces la televisión y la radio han servido eficientemente para promover el alcohol y las drogas a través de personajes famosos que las usan.

Ya es tiempo que la sociedad civil tome los micrófonos de la radio, las cámaras de televisión y fomente programas para prevenir esto. Y bueno, los programas de prevención enfocados a la familia son el punto más importante. La familia es el punto más importante para prevenir las drogas.

Los padres deben de saber que tienen que pasar tiempo con sus hijos y deben fomentar una amistad, una vida familiar agradable para que se puedan ventilar los problemas de los hijos y se puedan solucionar y se les pueda ayudar a enfrentar la problemática social y diaria sin la necesidad de ir a la droga.

Termino con unas palabras para todos los adolescentes y jóvenes lectores, que se encuentran en las Sagradas Escrituras, en el libro de Proverbios:

¿Para quién será el ay? ¿Para quién el dolor? ¿Para quién las rencillas? ¿Para quién las quejas? ¿Para quién las heridas en balde? ¿Para quién lo amoratado de los ojos? Para los que se detienen mucho en el vino, para los que van buscando la mistura. No mires al vino cuando rojea, Cuando resplandece su color en la copa. Se entra suavemente, mas al fin como serpiente morderá, y como áspid dará dolor.
Prov. 23:29-32

Este pasaje nos habla del vino específicamente, pero lo podemos trasladar a cualquier tipo de droga. La droga te promete placer, energía, vida relajada, pero es pura pantalla, pura apariencia. Al final, como dice este texto, te morderá como serpiente, se entrará suavemente, se presenta atractivamente a tus ojos, pero al fin como áspid te dará dolor.

Que Dios te ayude a vivir una adolescencia sana y alejada de las drogas.